Cómo comprar criptomonedas paso a paso y dónde hacerlo

Cómo comprar criptomonedasComprar criptomonedas ha deajado de ser algo «friki» para convertirse en un método más de diversificación para muchos inversores.

Lo que comenzó siendo algo que hacían unos pocos, cada vez ha ido ganando más terreno y consiguiendo más adeptos. Incluso mucha gente reacia a este tipo de inversión a claudicado y se ha iniado en este mundo de las criptomonedas.

Pasos a seguir para comprar Criptomonedas de forma segura

Para comprar criptomonedas, necesitarás un «monedero», una aplicación online donde puedas guardar tu monedas compradas. Por lo general, te creas una cuenta en una broker de criptomonedas o exchange y luego puedes transferir dinero real (euros) para comprar criptodivisas como Bitcoin, Ethereum, Litecoin, Polkadot, XRP… o la que quieras. 

A continuación os explicamos los pasos a seguir para comenzar a invertir en criptomonedas:

PASO 1: Elegir un Exchange

Darte de alta en un exchange te permitirá comprar, vender y mantener criptomonedas dentro de él. Por lo general, la mejor práctica es utilizar un exchange que te permita retirar tus criptomonedas a tu propia cartera personal online, para un mantenimiento más seguro. Para aquellos que buscan hacer trading (vender y comprar constantemente) con Bitcoin u otras criptodivisas, esta característica puede no importar, ya que te vendrá mejor dejar tus monedas en el propio exchange o broker.

Existen muchos tipos de intercambios de criptodivisas. Debido a que el espíritu de Bitcoin es la descentralización y la soberanía individual, algunos exchange permiten a los usuarios permanecer en el anonimato y no requieren que los usuarios introduzcan información personal. Estos intercambios operan de forma autónoma y, normalmente, están descentralizados, lo que significa que no tienen un punto central de control.

Sin embargo, ahora mismo los mejores exchange no están descentralizados y exigen el registro y control del cliente. Estos es normal ya que todos los países quieren saber quién está al otro lado de la cuenta y llevar un control para evitar fraudes y blanqueo de dinero.

Algunos exchange o brokers como eToro o Coinbase, son muy populares por su sencillez y facilidad de uso. Binance se dirige a un inversor más avanzado, ofreciendo una funcionalidad de inversión más avanzada y una mayor variedad de altcoins donde elegir.

PASO 2: Ingresar dinero en tu cuenta

Una vez que hayas elegido un broker, ahora tienes que subir una copia de tus documentos personales (DNI, Pasaporte o carnet de conducir).

La información que puedas necesitar dependerá del país en la que vivas y de las leyes que haya en él. El proceso es, en gran medida, el mismo que el de abrir una cuenta para comprar acciones en un broker tradicional.

Una vez que el Exchange tenga tus datos. podrás conectar una opción de ingreso de efectivo. En la mayoría de sitios se puede conectar tu cuenta bancaria directamente o puedes ingresar con una tarjeta de débito o crédito. Aunque puedes utilizar una tarjeta de crédito para comprar criptodivisas, generalmente es algo que debes evitar debido a las altas comisiones que suelen tener.

Aunque el Bitcoin y cualquier otra moneda es legal, algunos bancos no ven con buenos ojos la idea de traspasar dinero a estos brokers y pueden cuestionar o incluso detener los depósitos en sitios relacionados con las criptomonedas o los exchange. Es una buena idea comprobar que su banco permite los depósitos en el exchange elegido.

Los depósitos a través de una cuenta bancaria, una tarjeta de débito o una tarjeta de crédito tienen diferentes comisiones. Coinbase, por ejemplo,  tiene una comisión del 1,49% para las cuentas bancarias, con una comisión del 3,99% para las tarjetas de débito y crédito. Es importante investigar las tarifas asociadas a cada opción de pago antes de decidirse por una en concreto.

Los Exchange también cobran comisiones por transacción (igual que la compra-venta de acciones). Esta comisión puede ser una tarifa plana (si el importe de la operación es bajo) o un porcentaje del importe total de la operación.

PASO 3: Comprar una criptomoneda

Una vez que hayas elegido un Exchange e ingresado una cantidad de dinero, ya puedes comprar criptomonedas. En los últimos años, los intercambios de criptodivisas se han convertido poco a poco en muy normal. Han crecido significativamente en términos de liquidez y su amplitud de opciones. Los cambios operativos en las bolsas de criptomonedas son paralelos al cambio de percepción de las criptomonedas. Un sector que antes se consideraba una estafa o una práctica dudosa se está convirtiendo poco a poco en un sector legítimo que ha despertado el interés de todos los grandes actores del sector y de los grandes servicios financieros. Incluso comienzan a aparecer fondos de inversión en criptomonedas y grandes gestoras invierten en ellas.

Ahora, las criptomonedas han llegado a un punto en el que tienen casi el mismo nivel de características que sus homólogos de corretaje de valores. Una vez que hayas abierto una cuenta en un exchange y hayas realizado un depósito, estarás listo para comenzar a invertir.

Las criptomonedas ofrecen hoy en día una serie de órdenes y formas de invertir. Casi todas las bolsas de criptomonedas ofrecen tanto órdenes amercado como de límite y algunas también ofrecen órdenes de stop-loss. 

Además de una variedad de tipos de órdenes, las bolsas también ofrecen formas de establecer inversiones recurrentes que permiten a los clientes comprar una determinada moneda cada cierto tiempo.

Dónde almacenar las criptomonedas de forma segura

Guardar criptomonedasLos monederos de Bitcoin y criptodivisas son un lugar para almacenar los activos digitales de forma más segura. Tener su criptomoneda fuera del exchange y en tu propia cartera personal, asegura que sólo tú tienes el control sobre la clave privada de sus fondos. También te da la posibilidad de almacenar esos fondos fuera del exchange y evitar el riesgo de que tu intercambiador (exchange) sea hackeado y pierda sus dinero.

Esta es una opción que recomendamos para aquellos que vayana a invertir una cantidad de dinero importante, por ejemplo en Bitcoin, y la quieran guardar a largo plazo sin tocar dicha inversión. La idea sería comprar la moneda deseada y luego traspasarla a tu cartera para guardarla ahí durante un largo período de tiempo.

Aquí el problema puede ser que pierdas la «cartera» o que olvides la contraseña de aceso (siempre vienen cifradas por seguridad y debes mantener esa clave sin que nadie más la conozca).

Algunos monederos tienen más funciones que otros. Algunos son sólo válidos para Bitcoin y otros ofrecen la posibilidad de almacenar numerosos tipos de altcoins diferentes.

Cuando se trata de elegir un monedero de Bitcoin, tienes varias opciones. Lo primero que hay que entender sobre los monederos de criptomonedas es el concepto de monederos calientes o Hot Wallets (monederos online) y monederos fríos o Cold Wallets (monederos de papel o hardware).

Hot Wallet VS Cold Wallet

Hot Wallet (Monedero caliente)

Los monederos online también se conocen como monederos «calientes». Los monederos calientes son monederos que funcionan en dispositivos conectados a Internet, como ordenadores, teléfonos o tabletas. Esto puede crear vulnerabilidad porque estos monederos generan las claves privadas de sus monedas en estos dispositivos conectados a Internet. Mientras que un monedero caliente puede ser muy conveniente en la forma en que puedes acceder y operar con tus monedas muy rápidamente, el almacenamiento de tu clave privada en un dispositivo conectado a Internet hace que sea más susceptible a ser hackeado.

Esto puede parecer exagerado, pero las personas que no utilizan la seguridad suficiente al usar estos monederos calientes pueden sufrir el robo de sus criptomonedas. Dicho esto, estos monederos pueden ser seguros siempre que se tomen precauciones. El uso de contraseñas fuertes, la autenticación de dos factores y la navegación segura por Internet deberían considerarse requisitos mínimos.

Estos monederos se utilizan mejor para pequeñas cantidades de criptodivisas o criptodivisas con las que se comercia activamente en un exchange. Se podría comparar un monedero caliente con una cuenta corriente. La sabiduría financiera convencional diría que hay que mantener sólo el dinero de los gastos en una cuenta corriente, mientras que la mayor parte de tu dinero está en cuentas de ahorro u otras cuentas de inversión. Lo mismo podría decirse de los monederos calientes. Los monederos calientes abarcan los monederos móviles, de escritorio, web y de custodia de cuentas de intercambio.

Como se ha mencionado anteriormente, los monederos de exxchange son cuentas de custodia proporcionadas por el propio exchange. El usuario de este tipo de monedero no es el titular de la clave privada de la criptomoneda que se guarda en este monedero. Si ocurriera un evento en el que el intercambio es hackeado o su cuenta se ve comprometida, tus fondos se perderían. La frase «no es tu clave, no es tu moneda» se repite mucho en los foros y comunidades de criptodivisas.

Cold Wallet (Monedero frío)

La descripción más sencilla de un monedero frío es un monedero que no está conectado a Internet y que, por lo tanto, corre un riesgo mucho menor de verse comprometido. Estos monederos también pueden denominarse monederos offline o monederos de hardware.

Estas carteras almacenan la clave privada del usuario en algo que no está conectado a Internet y pueden venir con un software que funciona en paralelo para que el usuario pueda ver su cartera sin poner en riesgo su clave privada.

Tal vez la forma más segura de almacenar criptomonedas fuera de línea es a través de una cartera de papel (pero también la más engorrosa y menos utilizada). Un monedero de papel es un monedero que se puede generar a partir de ciertos sitios web. Entonces produce claves públicas y privadas que se imprimen en una hoja de papel. La capacidad de acceder a la criptomoneda en estas direcciones sólo es posible si se tiene ese pedazo de papel con la clave privada. Muchas personas plastifican estos monederos de papel y los guardan en cajas de seguridad en su banco o incluso en una caja fuerte en su casa. Estos monederos están pensados para inversiones de alta seguridad y a largo plazo porque no se puede vender o intercambiar rápidamente Bitcoin almacenado de esta manera.

Un tipo de monedero frío más utilizado es el monedero de hardware. Un monedero de hardware es normalmente un dispositivo USB que almacena las claves privadas del usuario de forma segura fuera de línea. Estos monederos tienen serias ventajas sobre los monederos calientes, ya que no se ven afectados por los virus que puedan estar en tu ordenador. Con los monederos de hardware, las claves privadas nunca entran en contacto con el ordenador conectado a la red o con software potencialmente vulnerable. Estos dispositivos también suelen ser de código abierto, lo que permite a la comunidad determinar su seguridad a través de auditorías de código en lugar de que una empresa declare que es seguro su uso.

Los monederos fríos son la forma más segura de almacenar tus Bitcoin u otras criptomonedas. Sin embargo, en su mayor parte, requieren un poco más de conocimiento para su configuración y son más engorrosas.

Una buena manera de configurar tus carteras es tener tres cosas: una cuenta en un exchange para comprar y vender criptomonedas, una cartera caliente para mantener pequeñas o medianas cantidades de cripto que deseas intercambiar o vender, y una cartera de hardware frío para almacenar grandes tenencias para duraciones a largo plazo.

¿Por qué invertir en criptomonedas?

Si todavía  tienes dudas y no sabes por qué deberías invertir en criptomonedas, básicamente podrías hacerlo por varias razones:

1. Por especulación

Si eres un inversor que busca especular y ganar el mayor dinero posible, sin ningún lugar a dudas el mundo de las criptodivisas es el lugar idóneo para ganar mucho dinero, pero ojo, también para perderlo si no sabes bien lo que estás haciendo. Pasa un poco igual que en la bolsa, se puede hacer mucho dinero, pero hay que saber.

Ahora mismo el mercado de las criptomonedas está en ebullición, y hay monedas que tienen revalorizaciones espectaculares en cuestión de días.

Si te gusta interpretar gráficos y especular, sin ningún lugar a dudas ahora mismo el mundo de las criptomonedas es donde hay que estar.

2. Por inversión

Detrás de muchas de esta monedas hay proyectos muy interesantes con un gran futuro por delante. Son proyectos prometedores para un mundo que nos espera que aún está en pañales pero que el día de mañana nos pueden cambiar la vida.

Si quieres invertir en futuro y crees que las criptomonedas pueden cambiar el mundo, infórmate bien sobre cada proyecto antes de invertir y como dicen en este mundillo: HODL!

3. Por apoyar un proyecto

Quizás no tengas afán ni e especular ni de invertir, pero puedes comprar unas monedas de algún proyecto que te guste y de esta forma apoyarlo. Quien sabe, igual el día de mañana descubre que tu pequeña aportación ha sido un éxito y sin buscarlo le sacas una buena rentabilidad.

¿Deberías comprar criptomonedas a día de hoy?

No estamos aquí para dar consejos de inversión ni recomendaciones, pero personalmente a día de hoy tengo una pequeña parte de mis ahorros invertidos en criptomonedas de diferentes tipos.

Creo que las cripto han llegado para quedarse y que muchos de los proyectos que están detrás de algunas monedas tienen un largo futuro por delante y considero que su precio a día de hoy es bajo en comparación con lo que pueden llegar a estar el día de mañana.

Hay monedas como Doge o Shiba, que son «shitcoins», es decir, monedas creadas única y exclusivamente para especular. Sin embargo, otras como Chainlink, Stellar, Theta, Matic… son proyectos con futuro por delante y son criptomonedas para comprar y esperar.